martes, 5 de diciembre de 2006

Ojos de agua

Ollos de auga, Domingo Villar, Galaxia, 2006; Ojos de agua, Domingo Villar, Siruela, 2006.
A menudo cuando se hablan de los méritos de Clint Eastwood, su carácter renovador dentro del actual cine norteamericano, se suele decir que resulta innovador gracias a su clasicismo. Salvando las distancias, podemos decir lo mismo de esta novela del debutante Domingo Villar, pues nos plantea una intriga policiaca a la antigua usanza y juega la baza de eliminar todo elemento accesorio para reducir la narración a una escueta, que no superflua, investigación.
Gracias al minimalismo de sus propuestas, el autor esquiva varios puntos que por desgracia son moneda común en la actual novela de intriga. A Domingo Villar le queda lejana la incontinencia de muchos autores de ahora, que parecen decididos a tirar de la manta de manera inmisericorde, desvelando santos griales y enigmas ultramontanos, cuando no ilustrándonos sobre la vida y costumbres de cualquier ciudad más o menos exótica de nuestra Europa tal y como se haría con un turista. Villar se limita a plasmar un enigma policial, lanzando al aire la clásica pregunta de “quién lo hizo”.
El músico de jazz Luis Reigosa aparece brutalmente asesinado en su apartamento, y será el policía Leo Caldas, acompañado de un impetuoso y recalcitrante zaragozano, Rafael Estévez, el encargado de resolver el caso, pateándose la ciudad de Vigo, una ciudad impregnada de melancolía, regada de lluvias continuas, frente al Mar, misterio y razón de la existencia de los lugareños. De esta manera discreta, diríase impresionista, a pequeñas pinceladas, el autor nos deja entrever el carácter de las gentes del Norte, su sentimiento de soledad, los lazos de amistad que crecen entre ellos, pero con la virtud de situar estas realidades humanas en un discreto segundo plano, dejando que la acción fluya rápido.
No encontraremos en estas páginas un excesivo tremendismo ni demasiado regodeo en la violencia de los hechos; lo importante es reconstruir las piezas del puzzle, y, por medio del trato con los que rodearon al músico muerto –un atractivo soltero de oro de ojos de agua-, acercarnos de manera cabal a lo que fue su vida y la razón de su muerte.
Numerosos aficionados señalan la brevedad de esta obra quizás como lastre; sin embargo me atrevo a defender esa misma brevedad como otra virtud: en menos de doscientas páginas habremos conocido a unos personajes a los que recordar –funciona a la perfección la pareja de Caldas y Estévez; el carácter brumoso opuesto al expeditivo-, habremos recorrido Vigo, de los ambientes más marginales –los guetos de los homosexuales, los bohemios apátridas- a las clases sociales más intachables. Y lo mejor de todo: cuando crees que has atado cabos antes de que el autor dé el pistoletazo final, aún quedan sorpresas.
En suma, Ojos de agua es un pequeño libro que acierta de pleno dentro de la humildad de sus intenciones y nos deja a la espera de más aventuras. Con este debut, Domingo Villar nos regala unos personajes de carne y hueso, no las dianas palpitantes a la espera de recibir el tiro de gracia a que nos acostumbra en ocasiones el género. Y todo ello con las palabras precisas; nada de retóricas, nada de hojarasca.
David G. Panadero.

7 comentarios:

Luis de Luis dijo...

Perceptiva reseña, coincido, aunque sigo pensando que ambientes y personajes de la novela se quedan "vivos" y por desarrollar (ej.- la mujer del médico, los "jazzeros", la taberna).

Afortunadamente Domingo tiene el talento, la sensatez y humildad para hacer crecer tramas, personajes e historias.

Sino al tiempo.

Luis de Luis dijo...

Por cierto David, y, por hablar de todo un poco,( o de poco un todo), gracias por la peli de "La maldición de la mujer pantera".

Es un cuento de hadas fascinante.

Con esmero edwoodiano(el que nace del presupuesto escaso e imaginación desbordante-o,mejor, desbordada-, y aromas precusores de timburton.

Panadero dijo...

Excelsior, Luis,
imaginaba que nte gustaría ese título olvidado de Wise.
Nos vemos el martes 19 en la presentación de Salinero.

Saludos cordiales.

Luis de Luis dijo...

Allí estaré.

Hoy bajo a por el libro para poder criticar a presentador y autor.

( a ver si hay suerte y me lo dan..))

¡Que con esta gente nunca se sabe!

y de paso me llevo el de Hogg y el de Kaminsky de los Hermanos Marx
("Judy" me hizo pasar una feliz madrugada insomne).

Nos vemos.

Filipichí dijo...

Me han dicho que en esta novela el prota muere de una forma horrible y le espera un final atroz.
¿Alguien me puede comentar de qué va esto?

Luis de Luis dijo...

Si no recuerdo mal el protagonista cae víctima de complicaciones de la próstata o así

Escolapio dijo...

Aprovecho su medio para hacerme eco de una noticia que me ha conmovido: el fallecimiento de Lauren Postigo, un hombre de espectáculo que incluso probó fortuna en el mundo del cine, al fundar la conocida casa Lauren Films.

Lauren que estás en los cielos!