viernes, 19 de enero de 2007

Caballeros de la muerte

Presentación de Caballeros de la muerte de ALEJANDRO GALLO, el viernes 26 de enero a las 20:00 horas, con la presencia del autor, de DAVID G. PANADERO, periodista y escritor, y de ZEKI, editor de La Gangsterera. Esperamos tu asistencia.
ALEJANDRO M. GALLO (Astorga, 1962) es licenciado en filosofía, ciencias políticas y ciencias de la educación. Ha escrito numerosos ensayos sobre literatura, historia, política, religión y feminismo, ha realizado diversos trabajos de investigación y ha participado en varios libros colectivos con relatos y articulos, amén de textos especializados sobre la profesión policial. Fue oficial del Ejército y jefe de la policía local en Astorga y Langreo. Actualmente es jefe de la policía local de Gijón y profesor de la Escuela de Seguridad Pública del Principado de Asturias. Su primera novela fue Asesinato de un trotskista (2004), a la que siguieron Una mina llamada Infierno (2005) y a finales de 2006 sale Caballeros de la muerte.

DAVID G. PANADERO (Madrid, 1974) es periodista y entusiasta de toda empresa cultural. Dirige la colección policíaca Calle negra para La Factoría de Ideas. Es autor de Dark City. Mientras la ciudad duerme y participó en varias obras colectivas como Cine fantástico y de terror español 1984-2004. En 2005 publicó, junto con Miguel Ángel Parra, Ed Wood. Platillos volantes y jerseys de angora y Tim Burton, diario de un soñador. Pero es sobre todo el editor de Prótesis. Publicación consagrada al crimen, con la que ha contribuido al resurgimiento de la novela negra española.

ZEKI (Ezequiel Pérez) es uno de los máximos expertos en España en novela negra, creador y editor de la revista electrónica La Gangsterera.

Y un artículo de Alejandro Gallo sobre Lo policial, realidad y ficción.

(Fotos: Zeki, Alejandro Gallo y Manuel Garí el 2 de diciembre de 2005 en la presentación de Una mina llamada Infierno; Zeki y David G. Panadero en la Feria del Libro de Madrid de 2006)

4 comentarios:

Luis de Luis dijo...

No hace mucho,en mi libreria favorita, me pusieron un libro en la mano y un revolver en la sien y,mientras la Librera Escarlata amartillaba el percutor del artefacto - con esa sabiduría y habilidad que solo se adquiere tras un uso prolongado habitual-; dijo:"Llevátelo".

Yo,que nunca se negarme cuando me piden las cosas con amabilidad, me di cuenta que Sergio Leone estaba en lo cierto y que la muerte tenía un precio.

Aproveche tan repentina lucidez saldando la ineludible transacción comercial y haciendo mutis(extremo esfuerzo en un verborrágico patológico)a la mayor brevedad posible.

Una vez recuperado el resuello y, decidido a hacer de la necesidad virtud y del mal el menos, empecé la lectura el libro tan encarecidamente recomendado.

Lectura que me absorbió y abdujo durante un par de días en los que nada útil(o, en mi caso, sería mejor decir inútil) que no devorar :"Caballeros de la Muerte".

Es,va a ser, una de las novelas del año.

El autor maneja abundantes materiales,escenarios ,ambientes y personajes de forma creible,e no se le van de la mano en ningún momento ya que la novela esta ferreamente estructurada y ensamblada en una narración que "engancha", implica y embauca al lector en su peripecia.

Tiempo habrá de diseccionar las las vísceras de la novela y comentarla en profundidad.

Aunque , a vuelapluma,recuerdo que el otro día,pegando la hebra en los salones del Club(ums,dicho así,parezco un aristócrata inglés)decía que veía mucho "western2 en la novela; pero "western" de los buenos, crianza "John Ford" .

No hay praderas de Oklahoma hay valles asturianos.
En lugar de un "saloon" hay un chigre.
No aparece la cuadrilla del rancho están los currantes de la mina.
En lugar de la banda de desesperados están los maquis de las montañas.
Salen,claro,la chica mala de corazón de oro y el compañero leal.

Y, of course, está el vaquero solitario que vuelve a su tierra como en "Raices Profundas"(bueno, esta no es de John Ford, pero como si lo fuese);que lleva a cabo una una venganza como en "Centauros del desierto"(esta si es de John Ford y,por cierto, de las mejores)y, a la vez, busca reencontrarse con sus orígenes como en "El hombre tranquilo" (esta no es del oeste,pero como si lo fuese)y con su dignidad como en "¡Que verde era mi valle!" (esta tampoco es del oeste pero también es como si lo fuese)y todo envuelto en viejas leyendas como en "El hombre que mató a Liberty Valance"(esta si es del oeste, de las mejores y mi favorita).

En fín,un enorme libro,una gran lectura.

Entiendo que se recomiende con tanta firmeza.

No es para menos.

panadero dijo...

Suscribo totalmente lo dicho por Luis de Luis.
Y añado un dato: el libro arroja un interesante enfoque sobre el tema de los maquis en Cantabria.
Al parecer allí apenas resistieron, pues los sucesores de Corocotta prefieren ver engordar a sus vacas antes que ayudar a un revolucionario.

Saludos cordiales.

JUAN DE ESCARLATA ACABA DE SER TÍO. ¡¡¡FOTOS DEL NUEVO SCARLATTI YA!!!

Luis de Luis dijo...

!Eenhorabuena a la familia por el retoño Sherlock!

Propongo que para celebrarlo el Club le nombre ya miembro honorario y le regale su primera pipa y lupa que un sonajero y patucos,no es ofrenda adecuada para miembro de tan ilustre linaje.
....
David ,me alegra que te haya gustado la novela. la del viernes va a ser una buena presentación,allí nos vemos.

Javier Romero dijo...

Después de tan ardiente recomendación, no he tenido más remedio que acudir hoy mismo a la librería y adquirir un ejemplar de la novela. De camino he aprovechado para felicitar al recién estrenado tío de la criatura que además me ha enseñado orgulloso una foto de la misma.
Ahora a ver si después de leer el libro tengo que hacer una visita al avalador de la obra para agradecerle la encomienda o emular al protagonista de la misma.