miércoles, 14 de marzo de 2007

Personajes de novela


Como ya comentamos el viernes 9 de marzo Juan Ramón Biedma nos ha incluido como personajes en El imán y la brújula, gracias Juan Ramón, por convertirnos en ficción y por esta novela goyesca, brutal y apocalíptica.

La novela transcurre en Sevilla y Madrid en 1926 y uno de los protagonistas va en busca de un libro y de unas películas...


"La mayoría de los comerciantes están cerrando ya sus tiendas en Ribera de Curtidores a aquella hora de la tarde en que la lluvia empieza a adquirir el color del plomo, pero pueden ver desde lejos que el establecimiento de Juan Salvador sigue estando abierto. A esa distancia, no parece una de las librerías de segunda mano tan habituales de la zona pero tampoco tiene aspecto de dedicarse únicamente a novedades, más bien parece una librería de verdad, uno de esos lugares donde no sólo conocen los libros por fuera. La fachada y las puertas están pintadas de rojo escarlata, y en un ángulo del escaparate se lee "esperanto". [...]

Trillones de libros incrustados en estanterías insuficientes hasta el techo y la sonrisa de un hombre de unos treinta y tantos y otro de barba blanca les reciben en la librería desierta.

-Buenas tardes, ¿Juan Salvador?-Éctor.

-Muy buenas, ¿qué desea?-contesta el más joven, mientras el otro, que por el parecido puede ser su padre, se aparta un poco para cederle todo el protagonismo.

-Un libro-Éctor-, Ruinas sin nombre, ¿lo conoce?"[...]

6 comentarios:

Luis de Luis dijo...

A las dos sílabas de aparecer los libreros pasan a ser principales sospechosos.

Enormes párrafos los participados por los Escarlatas.
y, para mí, esclarecedores.

Ahora sé que cuando me endosan un libro con elogiosas y confusas recomendaciones están hablando en esperanto.

Ahora me entero de misteriosas despariciones los jueves (pag. 193)

Ahora descubro un fervor cinéfilo por el cine religioso,sano, moral y respetuoso con las buenas costumbres... (pag 206 y ss)

Si bien me duele descubrir todo esto de forma tan indirecta y casual,sobreviviré al desaire..

ahora bien,lo que me duele, lacera y hiere...

!es que tengan tabaco para los clientes!! (pag 206)y a mí...
¡No solo nunca me han ofrecido sino
que me hacen fumar fuera!..

Ni perdono, ni olvido.

Luis de Luis dijo...

No ha sido menor la sorpresa la proucida por el descubrimiento de la irrupción del Sr.Panadero en el sector hostelero madrileño con un "Salón de Té" donde se reune lo más selecto y granado de la sociedad madrileña, a tomar el té de las cinco mientras saborean sandwiches de pepinillo y comentan el etado del "turf" para las carreras del sábado...
(pag 275)
Tampoco le perdonaré que nunca me haya invitado a merendar en tan ilustre comapñía

Panadero dijo...

En efecto, el Albergue David G. Panadero fue fundado por un célebre indigente del que quizás algún día leais una biografía heterodoxa.
Y en este albergue se meriendan las sobras de la pizza mediterránea de ayer, se ven italianadas de dudoso gusto... En fin.
¿Quieres venir entonces a ver "Aquella casa al lado del cementerio"? ;)

Saludos desde Vallekas.

Panadero dijo...

Luis,
leo lo anterior y me da que ha quedado pelín borde.
Aclaro que para las visitas también tenemos un extenso catálogo de pelis de Enzo G. Castellari ("1990: los Guerreros del Bronx" suele triunfar cualquier tarde de domingo).

Luis de luis dijo...

Querido David el menú italiano me parece extraordinario...digno de la más ilustre "trattoria" aunque, para "quedar bien" con los huéspedes de tu afamado Albergue, te propondría que seleccionaras de tu selecta DVDteca una pelicula realmente espeluznante que se convierta para ellos en una experiencia relamente inolvidable,iniciática y iluminadora, como por ejemplo, "El desierto de los Tártaros" (en versión original,of course).

Obtendrías un tremendo éxito social.

Panadero dijo...

En el infierno solo se está una vez.