sábado, 14 de abril de 2007

La novela policiaca en España. Mesa redonda

Intervienen: Fernando Martínez Laínez, Emilio Ruiz Barrachina y Juan Bolea

Modera Juan Carlos Soriano

Martes 17 de abril, 20.00 horas
Ateneo de Madrid, C/ Prado, 21
Sala de Conferencias

Fernando Martínez Laínez (Barcelona, 1941). Veterano periodista y escritor, comenzó su actividad profesional en el Servicio Internacional de la Agencia EFE, donde trabajó como delegado en Cuba, la antigua URSS y Argentina. Ha viajado por Europa central y oriental, los países bálticos, Rusia, el Cáucaso, Mongolia, Asia central y China. Es autor de una extensa obra literaria y ha publicado numerosas novelas negras, biografías, libros juveniles y de poesía. Ha ganado, por dos veces, el premio Rodolfo Walsh que otorga la Semana Negra y la Asociación Internacional de Escritores Policiacos a la mejor obra de no-ficción.

Emilio Ruiz Barrachina es escritor, guionista, director de cine y productor audiovisual. En 1997 regresa a España, después de pasar diez años en Latinoamérica como periodista. Su primera novela, Calamarí (1998), ha conocido varias ediciones y supuso la revelación de un mundo literario, al mismo tiempo histórico y mítico. Otras obras: A la sombra de los Sueños (2000), El arco de la luna (2001), Brujos, reyes e inquisidores (2003), No te olvides de matarme (2004), Le ordeno a usted que me quiera (2006). Su más reciente publicación es la novela La venta del Paraíso.

Juan Bolea (Cádiz, 1959) se licenció en Geografía e Historia y lleva veinte años ejerciendo el periodismo. Preside la Asociación de Escritores Aragoneses. Su obra narrativa arranca con El palacio de los jardines oblicuos (premio Ciudad de Álcala de Novela Corta) y prosigue con dos novelas muy bien acogidas por la crítica: Mulata, ambientada en la Cuba de Castro, y El color del Índico, cuya trama transcurre en escenarios africanos. Es, además, autor de El manager, una visión paródica del mundo del espectáculo y la política, y El gobernador, un ácido retrato de la autoridad y del conflicto generacional. Con Los hermanos de la costa el autor cambió de tercio, adentrándose en el género de la novela policíaca de la mano de la original subinspectora Martina de Santo. En 2006 nos presenta su segundo caso, La mariposa de obsidiana.