lunes, 7 de mayo de 2007

Muchos gatos para un solo crimen

Muchos gatos para un solo crimen, Ramón Díaz Eterovic, Lom, 2005.


De maullidos chilenos

El otro día me dieron a probar, encarecidamente, unas tapas literarias procedentes de Chile. Su autor, un tal Ramón, que luce primer apellido de resonancias castizas (Díaz) y farmacéuticas de segundo (Eterovic) - no me nieguen que no parece patronímico de medicamento - ha ganado el favor de los más selectos, refinados y exigentes paladares lectores. Esos mismos que se mueren por un si y por no. Esos que en ocios y negocios de Letras son capaces de discernir, los trigos de la pajas, los ortegas de los gassets, los robertos de los carlos, los granos de las mostazas y los tarzanes de los monos.

Abrumado por la recomendación y dadas las peculiaridades de mi carácter (soy hombre de escasas palabras, exceso de recato y proverbial timidez) no supe decir que no, y volví a mis lares, con andar taciturno y talante alicaído , dispuesto a gustar y saborear el librito titulado Muchos gatos para un solo crimen.

En el, se acogen y recogen tres relatos y así como una explicación sobre el protagonista, un tal Heredia, detective privado de barrio y callejón, devoto de cine rancio y novela barata y víctima propiciatoria e irremediable de mujeres fatales (es hombre como yo para quienes cualquier femme nos resulta, ineludiblemente, fatale).

Además, el tal Heredia habla con su gato (si como lo oyen), un tal Simenon (si, si, como lo oyen), y despliega un humor cachazudo, conveniente y saludable cada vez que le toca resolver misterios en torno a maridos sabiamente infieles, cines en blanco y negro o mininos que ejercen de camellos (que si, que si, que como lo oyen).

Todo lo anterior se narra con fluidez y humor, tan contenidos y exactos que pasan inadvertidos para el lector que, sorprendido y encantado, bastante ocupado está en sorber y disfrutar las 54 escasas pages del libro.

Las aventuras de Heredia abarcan hasta ahora 11 novelas, y mucho me temo, que no seré yo quien tire la primera piedra y deje de su cata y cala a quien tenga a bien aguantar mis tabarras es decir: mi gato (quien, por cierto, esta triste y azul)...porque yo también pego la hebra con felinos...

¿O que se habían creído?

LUIS DE LUIS

1 comentario:

Luis de Luis dijo...

Disculpen los posible lectores,

la cosa del último párrfo va como así:

Las aventuras de Heredia abarcan hasta ahora 11 novelas, y mucho me temo, que no seré yo quien tire la primera piedra y deje de proponer,brindar u ofrecer su cata y cala a quien tenga a bien aguantar mis tabarras es decir:a mi gato (quien, por cierto, esta triste y azul)...
porque yo también pego la hebra
con felinos...


DISCULPA JUAN, TE ENVIÉ UN TEXTO MÁS TORPE DE LO HABITUAL.