lunes, 31 de marzo de 2008

Séptimo Sábado Negro en la Muga

Sábado, 5 de abril de 2008,a las 19:00 horas
Librería Muga
Avenida Pablo Neruda, 89
28018 Madrid
Teléfono 915 079 085

La mujer fatal en el cine negro
Comenzaremos con una nueva intervención de Luis Gállego sobre el cine negro.En esta ocasión el contenido de su colaboración se centrará en el segundo gran prototipo del género negro después del detective privado: la mujer fatal.Esa mujer que trata de tú a tú a los hombres, y que los traen de cabeza, bien sea por su perversidad o por su absoluta libertad.

Naked City - Weegee
Arthur Felling (1899-1968), más conocido como Weegee, fue un inmigrante austríaco que trabajó como fotógrafo freelance en la ciudad de Nueva York. Desarrolló su actividad en los años 30 y 40 del siglo pasado.Vivía de noche por las calles de la ciudad a la búsqueda de noticias de crímenes y catástrofes. Aunque sus fotografías parecen sacadas de una película de cine negro, son algo completamente diferente: no reflejan una ficción.
Con la presencia de Mercedes Castro

Por qué escribí Y punto.
Hay mujeres que nunca aparecen en los libros, hay mujeres anónimas, bragadas, con su carga de inseguridades, valentías y bromas que siguen adelante viviendo, luchando, sin que nadie les dé voz. Y esas mujeres son las más. Mujeres en trabajos de hombres que se enfrentan a su incomprensión cotidiana, mujeres que intentan conciliar vida personal y trabajo que nunca se verán reflejadas en esas heroínas de diseño, bien pagadas y mejor calzadas, carentes de responsabilidades, bebedoras de cócteles y un tanto neuróticas que protagonizan hoy por hoy infinidad de novelas. Y, sin embargo, las mujeres de las que hablo son heroínas de verdad.

Las mujeres de las que hablo, por más auténticas que sean, no viven en un drama permanente para serlo, y también pueden vestir bien, y también saben amar, y darse un homenaje de vez en cuando y, por supuesto, son igual o más divertidas incluso que las Bridgets, las Carries o las Jessicas que acaparan las portadas. Pero, a diferencia de ellas, sus nombres resultan mucho más cercanos y sus ironías están cargadas de realidad.

Estaba cansada de leer novelas en las que las detectives norteamericanas, con sus medias de seda, corrían tras los malhechores encaramadas en altísimos tacones; de arquear la ceja porque a muy pocas mujeres protagonistas de novelas se las ve ir a hacer la compra, o lidiar con la suegra, o meterse en un atasco, o flaquear de vez en cuando procurando que nadie se dé cuenta, soltando borbotones de tacos para defenderse de la vida, pensando en poemas por dentro para consolarse, gritando para hacerse respetar, apretando los dientes para salir adelante.

No pretendo convertir a Clara Deza en la adalid de la hembra española moderna, tampoco me creo la más original del mundo y, desde luego, no he inventado nada nuevo, pero con "Y punto." he buscado además de entretener, intentar divertir y dar un poco que pensar, otorgar voz a quienes nunca han merecido un papel protagonista y que todos ellos resulten atractivos, divertidos, cercanos y tanto o más heroicos que todos aquellos personajes que nos han habituado a leer. Porque, a fin de cuentas, la vida es mucho más vertiginosa y entretenida y, por qué no, también es quizá la batalla más dura.
Mercedes Castro
Música negra
Finalizaremos con un poco de nuestra música negra particular: el flamenco.