viernes, 16 de enero de 2009

Noche gótica

Este lunes 19 de enero Edgar Allan Poe, “deidad y fuente de toda la ficción diabólica moderna” en palabras de H.P.Lovecraft, cumple doscientos años y nosotros celebraremos una noche gótica en homenaje suyo. A partir de las ocho de la tarde y hasta la medianoche leeremos sus cuentos y poemas y brindaremos con amontillado en honor suyo. La entrada es libre y si quieren leer alguno de sus poemas o cuentos consulten en nuestro blog los que todavía están libres.

Enero se lo dedicamos a Poe. En nuestro Club de novela negra, tras la charla y la sidra con Alejandro Gallo y Ramalho da Costa, elegimos los relatos policiacos de Poe y la novela Tigre Manjatan de Javier Puebla. La próxima reunión el viernes 6 de febrero. En el Club de lectura Escarlata leimos la Narración de Arthur Gordon Pym, su única novela, una lectura apasionante para todas las edades, con un final que todavía hoy da que hablar (¿o el verdadero final lo tiene La corporación y lo conoceremos este año?). Y para estos días tan frios elegimos dos de las obras que configuran el mito del vampiro: Drácula de Bram Stoker y el relato que le sirve de sustrato, Carmilla de Joseph Sheridan Le Fanu. La reunión, el sábado 7 de febrero, la lectura, en un sillón, al lado de la calefacción (o la chimenea), con un vaso de whisky irlandés.
“Cuando en 1970 un tal J. Morgan Cunningham publicó la interesante novela Comfort Station, aparecía en su portada una cita de un autor ya clásico en el género, Donald E. Westlake, que alababa dicha obra con las palabras: "Desearía haber escrito este libro". Hasta aquí, nada de particular; ese tipo de elogios publicitarios son algo de uso común en muchas publicaciones, especialmente novelas populares... Lo divertido de este caso es que Westlake sí había escrito ese libro. Cunningham, como Alan Marshal, Edwin West, Edwina West, Edwin Wood, Richard Stark, Tucker Coe, Timothy J. Culver, Samuel Holt, Curt Clark, Ben Christopher o Grace Salacious, no era más que otro alter-ego del propio Westlake, autor hasta la fecha de noventa novelas y más de un centenar de relatos,…” del articulo de Antonio Rivas, Dr. Donald & Mr. Westlake.

¡Viva Westlake!