martes, 28 de diciembre de 2010

La prohibición de los libros en papel provoca una revuelta mundial

Hoy 28 de diciembre de 2010 el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha tomado la decisión de prohibir la edición de libros en papel para dar un nuevo impulso a la economía mundial y disminuir el impacto medioambiental de la industria del papel. Todos los grupos políticos, económicos y mediáticos coinciden en la bondad de la ley. La medida se aplicará de forma gradual en todo el mundo a lo largo de 2011 siendo España el primer país en ejecutar la medida a partir del 19 de enero, festividad de Edgar Allan Poe, Patricia Highsmith y Thierry Jonquet.


El ministerio de Sanidad ha declarado que la lectura es nociva para la salud, y ha leído un fragmento de “El fin de los libros” de Octave Uzanne, publicado en 1894: “Admitan que la lectura, tal y como la practicamos hoy en día, conlleva un gran cansancio, ya que no sólo exige por parte de nuestra mente una atención sostenida que consume gran parte de nuestros fosfatos cerebrales, sino que, además, fuerza nuestro cuerpo en diversas y extenuantes posiciones.”
“Protegemos los bosques, potenciamos las nuevas tecnologías y los múltiples formatos de lectura virtual” han declarado en el ministerio de Industria. “Igual que desaparecieron los discos de pizarra, los vinilos y los casettes en la música, y el celuloide en el cine, por fin desaparece el papel de los libros, es ley de vida, no podemos disponer de toda la cultura en todo momento, sino los nuevos creadores no podrían plagiar, digo crear” fue la declaración de un portavoz del ministerio de Cultura. Para los que incumplan la nueva ley habrá diversas multas y penas de cárcel para los reincidentes e insumisos.


Según algunas fuentes el origen de la prohibición se encuentra en el manuscrito de Emilio Carrere, “Los habitantes de la Carrera de San Jerónimo”, descubierto por Fernando Marías hace dos meses, que fabula sobre un virus de la madera utilizada en todos los ayuntamientos, gobiernos, medios de comunicación y entidades bancarias del mundo que convierte en no muertos (zombis) a los usuarios de los inmuebles. La novela, con prólogo de Jesús Palacios, se ha convertido en un abrumador éxito, y Alex de la Iglesia está filmando su adaptación cinematográfica y David Cronenberg la serie de televisión.

Las reacciones no se han hecho esperar. Los primeros han sido dos librerías de Gijón, Zifar y Librería de bolsillo, al grito de ¡larga vida al papel! han conseguido vender miles de libros en un solo día y la mayoría de los gijoneses paseaban por su ciudad libro en mano. A ellos se ha unido Zeki, la policía local, la abundante colonia mexicana y cubana y los jugadores del Sporting. En Villena el famoso escritor Fran J. Ortiz organizaba una multitudinaria firma de sus novelas, en Bilbao han levantado en un solo día un Museo de lectores y libros de doce pisos y trescientas sesenta y cinco habitaciones, en Barcelona la biblioteca La Bóbila repartía pistolas de papel y J.A.Espelt Cebrián, inspirándose en el estratega militar Mahatma Gandhi, organizaba un movimiento de resistencia lectora. En Madrid, la librera Isabel Fuentenebro, de la librería Bécquer, conseguía hackear las páginas webs de los grandes almacenes y Miguel Cortés, ayudado por un tal Pedro de Paz, lograba mantener abiertas todas las librerías y bibliotecas desviando la atención de los policías y bomberos con la colaboración de los más diversos personajes de ficción y espíritus de escritores. ¿De dónde han salido estos tipos?


Cuenta Alberto López Aroca que el espíritu de Philip José Farmer se le apareció de madrugada y le susurró "Sin inmortalidad, la vida no tendría sentido”. Poco después los libros empezaron a caerse de sus estanterías y se materializaron gran parte de los personajes contenidos en ellos y los espíritus de sus autores. Sherlock Holmes, Tarzán, Holden Caulfield, Alicia, Sandokán, Philip Marlowe, John Silver… Boris Vian (que llamó a Pilar Adón), Robert E. Howard, Isaac Asimov, Stanislaw Lem, Poe, Lovecraft… estuvieron tomándose unas copas y refrescos en su casa, convenientemente ampliada por el capitán Nemo. 

Al terminar la fiesta, se dio cuenta de que tenía en la mesilla un libro abierto:

Abril de 2005. Usher II
“Durante todo un día de otoño, triste, oscuro y silencioso, cuando las nubes colgaban opresivas y bajas en los cielos, yo había estado cruzando, montado a caballo, una región singularmente lóbrega, y de pronto, cuando ya se cerraban las sombras de la noche, me encontré delante de la melancólica Casa Usher…”


El señor William Stendhal dejó de recitar. Allí, sobre una colina baja y…

EL CHAFARDERO DE CHAMBERÍ
28 de diciembre de 2010