martes, 18 de enero de 2011

Sábado Negro de enero de 2011

Sábado 22 de enero de 2011 a las 18:30 horas
Calle Embajadores, 35, local 6 - Lavapiés - Madrid
Bennie Moten (1894-1935), pianista y director de bandas de jazz primitivo, nació en Kansas City, Missouri. Dirigió la Kansas City Orchestra, la más importante orquesta itinerante, activa en le Medio Oeste en los años 20. Definió lo que posteriormente se ha llamado el estilo Kansas City Jazz. Desarrollaron el riffing style que definió el sonido de muchas de las Big Bands que surgieron en los años 30.

Sus primeras grabaciones estaban influenciadas por el estilo de Nueva Orleans desarrollado entre otros por King Oliver. También se apreciaban sonidos de Ragtime. La verdadera revolución en el sonido de la banda surge cuando Moten, en 1929, recluta a Count Basie, Walter Page y Oran "Hot Lips" Page. Cuando Bennie Moten muere en 1935, Count Basie acoge a toda la banda de Moten y bajo su liderazgo surge una de las mejores bandas de Jazz de todos los tiempos.

Pueden verse algunos videos de Bennie Moten y escucharse algunas de sus interpretaciones, como su Rumba Negro en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=VLWL2EZaF98

También pueden escucharse algunas de sus canciones en un lugar maravilloso, Internet Archive, que dispone de una gran cantidad de información de todo tipo y donde mucha de ella es de dominio público o tiene asociada una licencia Creative Commons: http://www.archive.org/search.php?query=bennie%20moten

Una Presentación Express es un espacio breve en un sábado negro para el comentario de una novela. Este sábado negro David G. Panadero nos hablará de su reciente novela Los viejos papeles.

David G. Panadero, creador de la revista Prótesis, aprovecha sus extensos e intensos conocimientos de la novela popular española para ofrecernos una mirada nostálgica pero nada complaciente al mundillo de las novelas de kiosco.

Como telón de fondo, el Madrid de tiempos de Franco, los sindicatos y los intentos de convocar una huelga general… Todos ellos son ideales fracasados que arrastran a sus personajes.
Edward Bunker llevó una vida azarosa, pasando por la cárcel en varias ocasiones, procesado por extorsión, robo de bancos o narcotráfico, a partir de 1975 se centró en la actividad de escribir y realizar esporádicos cameos en películas, entre las que destaca Reservoir Dogs de Quentin Tarantino.

Tras ocho años entre rejas, Max Dembo vuelve a Los Ángeles con sesenta y cinco dólares en el bolsillo, un traje pasado de moda y la intención de reinsertarse en la sociedad. No es tarea fácil para quien, en su corta vida, no ha conocido otra cosa que el crimen y cuenta sólo con la improbable ayuda de un rígido y prejuicioso agente de la condicional.

Descreído de sus posibilidades de éxito, abrumado por los fantasmas de su vida anterior, Dembo se verá en poco tiempo arrojado a una encrucijada de la que su instinto criminal podría salir reforzado.

Trepidante y profunda, de un verismo difícilmente igualable, No hay bestia tan feroz supuso el debut literario de Edward Bunker, delincuente convicto y una de las mayores referencias en literatura criminal norteamericana.

Blas Garzón, miembro de la Librería Traficantes de Sueños, será quien presente No hay bestia tan feroz de Edward Bunker, novela recomendada del mes de enero de 2011.

Desde Buenos Aires nos ha llegado una colaboración en la distancia.
Se trata de un relato audiovisual que lleva por título La cocina, basado en un cuento original de Fabián Petroni, con la voz del autor, los actores Laura Gotti y Fabián Petroni y realizado por Ileana Andrea Gómez Gavinoser.
La autora invitada del mes de enero será: Cristina Fallarás. Comentaremos con ella su novela Así murió el poeta Guadalupe.

A la redacción de un diario llega una misteriosa grabación. Se trata de una entrevista realizada en un sanatorio mental a la que alguien le ha borrado las preguntas, probablemente la entrevistadora, por lo que aquel archivo de voz adquiere los tonos de una confesión.

La enigmática voz femenina que queda grabada, un tanto airada y resentida, nos narra su encuentro durante los últimos años del franquismo con un grupo de poderosos sudamericanos que desembarcan en aquella España gris con unos aires mundanos que la deslumbran. Sin embargo, detrás del brillo de aquellos personajes, de su poesía, de sus boleros y de sus maravillosas mujeres, late la muerte. Y la tortura. Algo a lo que no es ajeno el gobierno franquista.

Cristina Fallarás nos propone en Así murió el poeta Guadalupe un viaje a lo más abyecto del ser humano disfrazado de grandeza. Un encuentro entre la seducción más voluptuosa y la tortura sistemática. Una novela de intriga, sarcástica y dura, con notables dosis de crítica social, que hurga en los misterios de la personalidad, en su oscuridad. Una oscuridad inquietante que nos terminará revelando cómo murió el poeta Guadalupe.